Tarta de whisky fácil

En la entrada de hoy os vamos a enseñar cómo se prepara una Tarta de whisky fácil que ni siquiera necesita horno. Es perfecta para una fiesta de cumpleaños o cualquier evento que se precie, ya que se trata de una receta muy popular que es conocida en todo el mundo. Su bizcocho está empapado el licor, con un relleno de crocanti y cobertura de yema tostada a la que no te podrás resistir. ¿Preparados? Pues vamos directos a la cocina.

Ingredientes

Para el bizcocho borracho:

  • Una plancha fina de bizcocho de vainilla.
  • 25 gramos de azúcar blanco.
  • 50 mililitros de agua.
  • 15 mililitros de whisky.

Para el relleno:tarta de whisky

  • 2 huevos medianos.
  • 40 mililitros de leche.
  • 300 mililitros de nata.
  • 75 gramos de azúcar blanco.
  • 30 mililitros de whisky (si queremos conseguir un sabor más fuerte se puede añadir un poco más).
  • 3 láminas de gelatina.
  • 2 cucharadas pequeñas de vainilla en pasta.
  • Un puñadito de almendras crocanti.

Para la cobertura:

  • 2 huevos medianos
  • 100 mililitros de leche.
  • 120 gramos de azúcar.
  • 20 gramos de maicena.
  • Otro puñadito de almendras crocanti.

Cómo hacer Tarta de whisky fácil

  1. Comenzamos con el bizcocho borracho. Ponemos un cazo en el fuego y calentamos el agua con el azúcar hasta que se disuelva. A continuación apartamos y echamos el whisky. Dejamos que este almíbar se enfríe a temperatura ambiente.
  2. Forramos un molde con papel film de plástico y colocamos la plancha de bizcocho de vainilla en el fondo. Echamos el almíbar ya frío por encima y dejamos que se empape. Reservamos en la nevera.
  3. Vamos ahora con el relleno. Ponemos las láminas de gelatina en agua para que se hidraten. Separamos las yemas de las claras de los huevos. En un cazo a fuego lento echamos la leche y un tercio de azúcar, lo calentamos sin llegar a hervir y retiramos. Añadimos al cazo las yemas junto a la gelatina y mezclamos con una varilla.
  4. Esto nos servirá de base para nuestro doble relleno. Separamos la masa en dos cazos colocando un tercio en uno y dos tercios en otro, junto a la vainilla en pasta y el whisky respectivamente. A continuación calentamos un par de minutos y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  5. Mientras tanto, montamos la nata con otro tercio de azúcar y reservamos en la nevera. También hay que montar las claras de huevo que separamos en el paso 3, utilizando los últimos 25 gramos de azúcar que nos quedan.
  6. Cogemos la masa de menor tamaño con la vainilla y le añadimos 100 mililitros de nata y un puñadito de almendras crocanti. Mezclamos y vertimos dentro de un molde forrado con papel de hornear. Para que cuaje bien hay que meterla en el congelador.
  7. En el recipiente con dos tercios de masa y el whisky incorporamos la nata restante y reservamos en la nevera.
  8. Ya podemos montar el relleno de nuestra Tarta de whisky fácil. Echamos una fina capa de relleno de whisky sobre la base de bizcocho borracho. Sacamos la masa de vainilla del congelador que ya estará dura y la colocamos encima. Finalmente, vertimos el relleno de whisky que nos quede y alisamos con una espátula para que la superficie quede perfecta. Metemos el molde en el congelador durante 8 horas.
  9. Solo queda por preparar la cobertura de yema tostada. En un cazo hervimos tres cuartas partes de la leche con azúcar. La leche que queda la echamos en un bol junto a la maicena y los huevos. Mezclamos hasta que no haya grumos.
  10. Volcamos el cazo caliente sobre el recipiente poco a poco formando un hilillo y con unas varillas batimos todo. Los huevos no deben cuajarse, hay que tener mucho cuidado con esto.
  11. Pasamos el contenido del bol a un cazo y calentamos sin dejar de remover hasta que la masa sea algo más densa y consistente. Ya hemos terminado la cobertura, la echamos encima del pastel y volvemos a introducirlo en el congelador para que alcance la textura deseada.
  12. Nuestra Tarta de whisky fácil y sin horno está lista y solo queda desmoldarla y decorarla con un poco de almendra crocanti y nata montada por encima. ¡Buen provecho!

Esta receta tiene la enorme ventaja de poder guardarse en el congelador hasta la hora de su consumo, por lo que se puede preparar con bastante antelación. Solo es necesario atemperarla media hora antes para que quede más esponjosa y cremosa. Su sabor es delicioso y no empalaga, ya que su textura es muy ligera e invita a repetir una vez más. Además, aunque tenga muchos ingredientes su preparación es muy sencilla, con un acabado que también es espectacular.

Resumen
recipe image
Receta
Tarta de whisky fácil
Autor
Escrito en
Tiempo de preparación
Tiempo de cocinado
Tiempo total
Puntuación media
21star1stargraygraygray Based on 6 Review(s)